El fin de semana del 24 al 26 de junio tuvimos la Reunión Anual de nuestra Asociación que se desarrolló en Páramo, parroquia asturiana del concejo de Teverga.
Su objetivo fue reunir a soci@s y personas del ámbito de la educación ambiental, conservación del medio natural y el entorno rural. Para conocer las distintas realidades de la zona y propiciar sinergias entre ellas, así como intercambiar ideas y experiencias.
Gracias a nuestra compañera del grupo local astur, Azucena, que organizó el encuentro en el que pudo reunir a 15 personas de distintas entidades y procedencias relacionadas con el medio ambiente del lugar.
● Enrique, químico y botanófilo que nos enriqueció con su sabiduría sobre los usos de las plantas.
● Manolo de 80 años, ha vivido toda su vida en Páramo. Ha sido minero, guarda forestal, ganadero, hostelero, nos ofreció una visión histórica de la evolución socio rural del lugar.
● Alfredo de la Asociación Geotrupes y profesor de la Universidad de Oviedo.
● César, miembro de la AENAT, asociación asturiana de Educación Ambiental, y Grupo Naturalista Mavea.
● Alba, neo rural emprendedora, ambientóloga, que junto a su pareja han decidido ir a vivir a un pueblo con dos habitantes.
● Enrique, nuevo director del Parque Natural de la Ubiñas-la Mesa.
● Alejandro de la asociación FAPAS, Fondo para la Protección de los Animales Salvajes, experto en el Oso y trabaja en campamentos naturalistas con chavales.
● Juan, guía intérprete de patrimonio Breñas y Teitos. Nos trasladó al mundo de las brañas y descubrimos cómo los ganaderos sobrevivían en estos hermosos pero duros parajes, confeccionándose ellos hasta las raquetas para la nieve.
● Virginia que junto con Azucena que han creado la asociación Sámara para promover la educación ambiental en la zona.
● Javier Talegón, guía de la Sierra de la Culebra, que hizo una pequeña participación desde la distancia.
● Azucena, socia activa de la AEEA y grupo local Asturias que ha sido una gran anfitriona y organizadora del evento.
● María Roca, María González y MMar, socias activas de la AEEA y del grupo local de Madrid.


Ha sido un encuentro muy enriquecedor en el cual hemos conocido gente estupenda que cree en lo que hace y no desfallece a pesar de las adversidades. Ha sido muy alentador, y hemos visto que se necesita y queda mucho trabajo por hacer. Afortunadamente, se van viendo nuevas visiones algo más positivas y sostenibles de ver el mundo.
En conclusión fue unánime en casi todos los participantes que existe una carencia y pocas ganas de conocer y conservar el patrimonio natural y rural del lugar. Falta mucho conocimiento sobre el uso de las especies de plantas por ejemplo. Con lo que desde aquí se resaltó que a pesar de esta desgana de los vecinos, tenemos que seguir insistiendo y perseverando en el intento. Sobre todo el atraer a los más jóvenes para que este trabajo pueda perpetuarse y que las nuevas generaciones tengan valores ambientales más respetuosos. Se trata de motivar y remover inquietudes, tenemos que ser pesados para fomentar la educación ambiental a las generaciones venideras y actuales. Potenciar la utilización de los recursos naturales sobre todo por la riqueza de plantas, dar a conocer su valor tanto medicinal, cosmético y culinario para ser más proactivos en su conservación. Fomentar el trabajar en red para transitar en este cambio de paradigma donde la naturaleza y lo rural no son sólo utilitarios, si no que tiene valor en su totalidad. Comprender que lo local influye en lo global. Tanto como integrar estos conocimientos del medio en la sociedad y crear un vínculo de respeto y afectividad.
Con respecto al turismo, ver la forma de atraer a un turismo más respetuoso y no de “parque temático y foto”, y así poner en más valor al Parque Natural.
Estuvimos pensando en formas de atraer a los vecinos a actividades de conocimiento y conservación de la Naturaleza, así como potenciar y conservar el medio rural. Este encuentro fue necesario y deseado por los participantes, sobre todo por alentarnos y seguir adelante con nuestro trabajo, compartir y aunar experiencias y futuras participaciones.
Disfrutamos de café tertulia, visita etnográfica a las Brañas y Teitos, ruta interpretativa en un pueblo donde sólo habita Enrique en el que pudimos descubrir sus plantas y usos. Allí también pudimos conocer a Lola que regenta un complejo de turismo eco. También tuvimos reunión de trabajo y experiencias sobre los distintos grupos locales de nuestra Asociación, Madrid y Asturias, viendo las diferencias y semejanzas de los 2 grupos locales.
Nos dimos cuenta que tanto desde Madrid como urbanitas, como en Teverga como rurales, existen los mismos problemas de desmotivación para participar en actividades que ayuden a conocer y conservar los distintos ecosistemas. Los del campo se quieren marchar a la ciudad, y los de la ciudad tendemos a ver el campo más como un lugar de ocio. Por ello estamos reflexionando y pensando en nuevas soluciones para intentar minimizar esto. Terminamos con una charla taller de etnobotánica aprendiendo cómo hacer ungüentos, jabones, cremas, aguas florales…
Aquí pudimos hablar sobre un nuevo proyecto a desarrollar del cual ya está en marcha para dar valor a la botánica de este gran paraíso verde. Y nos despedimos con la visita al Proyecto Fundación Oso de Asturias en la Casa del Oso de Proaza.
Fue una experiencia muy enriquecedora y esperanzadora para tod@s.
Esperamos volver a reunirnos en Páramo en la próxima primavera-verano con el nuevo proyecto realizado que os contaremos más adelante, ¡será una sorpresa muy especial!

¡Nos encantará veros a tod@s y a más allí de nuevo!
GL Madrid – GL Asturias, entre Marías y Azucena.


Comments

Encuentro Anual AEEA en Asturias 2022 — No Comments

    Leave a Reply

    Your email address will not be published.

    five × 5 =